martes, 26 de julio de 2016

“Vendrá la muerte y tendrá sus ojos”

Taller
Vendrá la muerte y tendrá sus ojos”
por Leo Silvestri


NRO 1
-sábado 16 de Julio de 2016-
Desgrabación por Luc O´besson


Este grupo de estudio es la continuación de 





Enfermedad, Locura y Muerte”
Tercera parte: Muerte.


El capitalismo actual nos expropia de una cantidad de potencias. Una de ellas es la capacidad de tener a la MUERTE presente, como una condición que forma parte de la vida, no hacer de la muerte una cuestión completamente separada de la vida. Nosotras vivimos en un mundo donde por un lado está la vida y por otro lado está la muerte, entonces todas vivimos todo el tiempo fingiendo que nunca nadie se va a morir. Después vienen la Muerte, la Locura y la Enfermedad y lo que tenga que pasar, forman parte de las esencias singulares de los cuerpos, o sea, lo que define un cuerpo. Dicho de otro modo: un cuerpo no está definido por su pertenencia a una cierta hegemonía sino por su capacidad de ser vulnerable y frágil. Ésa es la esencia singular de todos los cuerpos.
¿Qué son los cuerpos? Son fragilidad, son vulnerables inherentemente. No hay cuerpo, por alfa y hegemónico que sea, que no pase por esa instancia de vulnerabilidad. David Beckham y Brad Pitt en algún momento van a andar con bastón o con la bolsita (de ostomía).
Una de las ideas de este taller es que el capitalismo, al expropiarnos de las potencias de la muerte, nos priva de la posibilidad de poder PENSAR la muerte, no solamente de poder vivirla. Según Philippe Ariès coloca la Muerte en el mismo lugar donde está la Masturbación en nuestro mundo. En nuestro mundo, la masturbación es esto: Algo que se hace a solas, cuando no tenés con quién coger, no se divulga porque es de fracasadx, se considera “medio bajón” tocarse. Se hace con vergüenza y tenés vergüenza de decir que te hacés la paja. No se dice, está interdicto. A ése lugar ha sido arrojada, no solo la Masturbación sino la Muerte: Algo que se hace a solas, en silencio, sin contarle a nadie, y que forma parte del fracaso. Por eso ciertos centros médicos se vanaglorian del lema:
Aquí no se muere nadie”
Cuando sabemos que eso no es otra cosa que encarnizamiento médico. Si lo pensamos un poco, que no haya muertos en un centro médico quiere decir que están haciendo algo con los cuerpos mas del orden Cerati: mantener a una persona con encefalograma plano respirando para experimentar cóckteles de drogas sobre ella. Por eso diría que es propio de este tipo de capitalismo despojarnos de las potencias que tiene la muerte.
Una de las primeras cuestiones que trae a colación estar despojada de la potencia que se puede invocar a través de los procesos de muerte, es que la MUERTE SEA UNA SORPRESA. Es casi sorpresivo que la muerte sea una sorpresa porque es lo único que sabemos con certeza. Hay un montón de cosas, por no decir todas, que son inciertas: ¿Cuánto vamos a ganar el mes que viene? ¿Cuándo se va a ir Macri del país? ¿Quién va a venir después? ¿Cuál va a ser la próxima reterritorialización fascista? Pero todas esas cosas no las sabemos. Si algo sabemos es que vamos a morir. Es ridícula la idea de que la muerte sea una sorpresa y es lo que usualmente hacemos. Como es sorpresiva no estamos preparadas para enfrentar ni la muerte propia, ni para enfrentar al que se muere al lado, porque tampoco sabés que hacer con esa información o con todo eso que acontece. Podemos trazar el siguiente paralelismo: No se está presente en el momento de la muerte como tampoco no se está presente en el momento del parto.
La medicalización del proceso del parto y la medicalización del proceso de la muerte ha hecho todo lo posible para que la persona en cuestión no esté ahí pariendo ni muriendo: para que no esté el cuerpo presente en el momento, en el acto, lo que trae aparejado son cuestiones que benefician al capitalismo
Por ejemplo, para quien trabaja en relación de dependencia ¿ a cuántos días de licencia por luto pueden acceder? Seis días si muere unx cónyuge o un hijx y tres días si muere una madre o un padre. Si al momento de la muerte de tu conyuge tenés hijxs muy pequeñxs el permiso puede ser de hasta diez días.
Esa cantidad de días se supone que son suficientes y están destinados para organizar la cochería y el funeral, decidir si el difunto se crema o se entierra. También podemos observar que no es casual que madre, padre, esposx, hijx sean las unicas personas por las cuales hacer un luto no es una vergüenza. Efectivamente estos procesos que llevan a “no estar presente” en la muerte también pretenden reafirmar ciertos vinculos de parentezco que son usuales en las sociedades capitalistas. Esa suerte de contemplación dentro de los convenios de trabajo toma en cuenta exclusivamente a lxs familiares directxs. Si se te murió tu prima mas querida, tu mejor amiga, se te murió el gato, no aplica.
Darle a la muerte el lugar de la vergüenza, el lugar de las reterritorializaciones, el lugar del encarnizamiento médico, el lugar de la sorpresa, logra organizar en occidente toda una narrativa donde no estemos en conocimiento de la finitud de la vida, de hecho está todo orientado para vivir una cantidad de tiempo sin obturar el trabajo, es decir, uno de los problemas del capitalismo es que “nunca pare la máquina”, por eso solo se contemplan tres o seis días por luto.
De hecho, hay un sindrome asociado al luto en el DSM4*, supongo que estará en el DSM5* basado en que pasada una cierta cantidad de tiempo, que ahora no recuerdo exactamente cuanto es pero me atrevo a decir, que pasados los catorce días, puede ser un mes, tal vez, si seguís con un cuadro depresivo producto de la muerte de ese familiar, se te puede llegar a diagnosticar como una patología. Lo cual presenta también el siguiente problema: A una se le puede morir alguien hoy y te puede caer la ficha el año que viene. Si eso pasa serás diagnosticada, tendrás tu diagnóstico y las operaciones propias del diagnóstico como una patología. Se podría equiparar a una sociedad-McDonalds. ¿Por qué se le llama comida rápida? Porque es más rápida. ¿Por qué es más rápida? Porque no hay nadie ahí, es la pura ausencia, en el sentido en que no hay nadie que aplique su propio criterio: La hamburguesa se cocina en un determinado tiempo que ya está cronometrado, la cantidad de hielo tiene un medidor, la cantidad de jugo tiene otro medidor, no hay que hacer nada bajo ningún criterio. Si la hamburguesa lleva pepino se pondrán tres pepinos, no serán cuatro, no serán dos.
No tenés que pensar nada, ya está todo maquetado: eso es lo que acelera el proceso.
A su vez la gente limpia su propia bandeja, lo cual es alucinante! Lleva su bandeja, tira los residuos en el contenedor y lo hace en pos de la buena conciencia: “Bueno, voy a asistir al pobre empleado que es explotado por McDonalds”. Que es todo cierto, pero así McDonalds ahorra tiempo. Todo esto forma parte de lo mismo: ¿Te moriste? Bueno, tres días para resolver la cochería, el entierro, los deudos, los trámites y ademas REPONERTE. Si no lo pudiste hacer en tres días quizás podés negociar otros tres, pero si pasaron tres años y vos seguís llorando a tu gato: ¡NO!
Depresión-exitalopram-su ruta
Está organizado así. Entonces no es simplemente, una suerte de lectura romántica (que para mi no es nada romántica) pero le podríamos llamar asi, de los procesos ominosos que tienen que ver con la muerte.
La idea es que ninguno de los procesos involucrados en la muerte obturen la capacidad de producción del capitalismo y a su vez el capitalismo tiene unos procesos de producción que no tienen ser obturados por la muerte.
La esencia ontológica de los cuerpos es que son susceptibles de ser vulnerables: todos los cuerpos, por eso la línea entre enfermxs y sanxs, entre locxs y cuerdxs, no es ni taxativa ni fija, por eso no hay un “O” en Loca Y cuerda, Sana Y enferma, cuando en realidad, se trata de momentos, estadíos que oscilan.
Hay una plataforma que produce videos en toda latinoamérica que se llama A+, hicieron un porno inspiracional con un profesor de trapecio y tela. El video muestra que la discapacidad es algo que está ahí para que a un señor muy alfa, muy macho, muy apto le llene la vida. Encontraron a lxs “peores” discas que había en el mercado, a lxs menos empoderadxs y a lxs que mas hicieron mierda porque la discapacidad es una producción: una producción social, una producción de falta de apoyo, de falta de plataforma que está creada materialmente, como el género, y después es muy difícil desandar esa discapacidad producida, y lxs llevaron a esta especie de trapecio, circo, no se que cosa. En su testimonio, el Sr Chongo habla todo el tiempo acerca de lo gratificante que es ayudar a lxs discas. “De los directores de South Park” pero en serio. Las cosas no son como en ese video, que de un lado está el Sr Apto Machuno Alfa y del otro lado están lxs discas, sino que es un “O” lo que hay ahí. Justamente como la esencia del cuerpo es el ser vulnerable y el ser frágil es lo que le pasa a todos los cuerpos con el paso del tiempo. Nos hacen creer que ahí no hay una “O” sino un “Y” que genera una especie de franja de Gaza, de muro taxativo entre un lado y el otro, y que no se cruza, y si se cruza esa línea se cruza para no volver, especialmente en el lado de la discapacidad.
Si por el motivo que fuera vos te discapacitaste, quedaste en el otro lado para siempre.
Esta idea de la esencia singular del cuerpo como frágil y vulnerable, es una idea de Judith Butler, de sus últimos textos, donde propone, no tanto lograr que los cuerpos no sean vulnerables, porque eso es luchar contra la esencia de un cuerpo, todos los cuerpos, no solamente los cuerpos humanos. Si bien los cuerpos tienen una fuerza inherente a ellos que Spinoza llamaría conatus: TODOS los cuerpos (el celular, el cuaderno, los gatos, yo, la silla) pugnan por perseverar en su ser, intentan seguir existiendo, por eso la obsolescencia hay que programarla en los objetos técnicos, porque sino las cosas intentan vivir un tiempo mas largo de lo que el capitalismo quiere. Si bien eso es así, lo cierto es que la esencia de los cuerpos es degradarse. Entonces Butler va a decir “no es tanto intentar que los cuerpos no se degraden, no se deterioren, no se sientan vulnerados, no sean frágiles, sino hacer de esa esencia singular vulnerable una condición deseable, lograr que esa debilidad sea deseable” que es lo opuesto a lo que muestra ese video y hace Brad Pitt, practicamente es lo inverso.
A su vez, antes de esta hipótesis, Butler empieza a crear otras nociones, se mueve mas al territorio de la política y empieza a pensar la teoría de la performatividad del género a partir de la pandemia del VIH, entonces se pregunta:
¿QUE CUERPOS SON DIGNOS DE LUTO? Y ¿QUE CUERPOS SON DIGNOS DE SER LLORADOS Y SUSCEPTIBLES DE SER LLORADOS?, es decir, NO TODOS LOS CUERPOS SE MERECEN UN DUELO.
¿Cuánta gente murió en el diciembre de 2001, en las luchas en la calle contra la policía? Seguro, mas de 20, pero no sabemos ni quienes son, pero de Dario (Santillán) y Maxi (Kosteki)* todo el mundo se acuerda. NO es que no hay que llorar a Dario y Maxi es que los demás son anónimos, los demás no eran militantes de orgas, pero los mató la misma policía, la federal. Todo el mundo se acuerda de Mariano Ferreyra*, y que bien que se acuerden! Un mes antes de su muerte asesinaron a 3 bolivianos, “casi gente” diría Crónica* en el Parque Indomericano*, nadie sabe los nombres. Entonces podemos decir que hay vidas si son merecedoras de tener un luto, de ser lloradas y vidas que no. En general, las vidas perdidas bajo ciertas condiciones del cuerpo, como por ejemplo, ciertas enfermedades o condiciones con mucho estigma: en un momento fue la tuberculosis, después vino el cáncer, que aun hoy causa tanto pavor que las noticias ni lo mencionan. “Murió después de batallar una larga enfermedad” pero no te dicen cual. Y finalmente le dió paso a la mas temida de todas que es el VIH: Nadie dice “Mi marido se murió de VIH” “De SIDA” “De alguna enfermedad oportunista asociada al VIH” porque después nadie te comparte un mate, aun hoy en el 2016.
La idea de Butler no es solamente que la esencia singular de los cuerpos es la fragilidad y la vulnerabilidad sino que ademas hay vidas que no son lloradas, hay vidas que no tienen luto. Por eso te dan esa cantidad de días de duelo para una persona especifica que se te muere, si se te muere otra persona que no sea la especificada, no.
La hipótesis de este taller es que todo esto no tiene nada que ver con el mundo natural (sea lo que sea que entendamos por natural), sino que es una organización propia del capitalismo que nos expropia de la capacidad de hacer de la muerte, no se si una experiencia alegre, pero por lo menos una experiencia, deseable, potente, interesante.
Un compañero nos contaba ayer que existe una especie de delirio pre muerte, delirio pre mortem*. Basicamente la gente se pone chiflada cuando va a morir, eso es lo que dice la psiquiatría. Quizás mas que locas, las cosas que dicen son bastante lúcidas. “Por ahí te cae la ficha, por ahí me apuré, y le batí a todo el mundo lo que siempre quise decirles, total ya estoy con un pie en el mas allá”. Esto se ha diagnosticado, se ha convertido en síndrome y se evita.
En el Satiricón* de Petronio, que es una de las primeras novelas occidentales de las cuales tenemos conocimiento que haya sido escrita en el período Neroniano*, período imperial de Roma, DC. Allí tenemos a Trimalción un esclavo liberto de muy buen pasar, con un gran poder adquisitivo que en el medio de un banquete, ENSAYA SU FUNERAL, con todos sus invitados. Todo el mundo llora, le hace la pantomima, se despide. Si bien esto se le ocurre a Trimalción como una joda, era una práctica recurrente en el mundo antiguo, en especial en Egipto, en otras regiones del Mundo Clásico Mediterráneo, la gente ensayaba su funeral, como hoy se ensayan los casamientos.
Hay varios procesos estigmatizados que están asociados a cuestiones vejatorias, por ejemplo, no se asocia al aborto con el alivio, el aborto siempre es una calamidad, cuando en la mayor parte de los casos quien aborta lo que siente es alivio. Con la muerte pasa lo mismo: no se la puede desear. La muerte está tan patologizada que se habla de conductas de riesgo o pulsiones de muerte, que es lo que al psicoanalista se le antoja en ese momento, que Oh! Casualidad esas pulsiones de muerte son todas aquellas cosas que se salen de los marcos de la estadística de la normalidad heterosexual, por ejemplo, tener relaciones sin preservativo que es lo que hacen todos los heterosexuales pero nadie lo dice. Cuando una dice “A mi me recontra cabe coger sin forro porque soy un puto barebaker* de antro” se cataloga como conducta de riesgo. Cuando lo hace la actriz, modelo, vedette de turno que a los dos meses tienen el amor de su vida y se embarazan: es tapa de la revista Caras. La muerte está tan patologizada que cualquier cuestión que se salga de los parámetros de la reproducción, lo que produce es un diagnostico de patología. En el mundo antiguo mediterráneo la muerte es una divinidad, una de las primordiales en todas las culturas, por ende, hay cultos, con lo cual si te llega el turno o cuando le llega el turno a la persona que tenés al lado no es un cimbronazo, vos ya lo venias aguardando, ibas haciendo los ritos específicos a esa divinidad. De hecho recomiendo una novela que se llama Juegos Funerarios, de Mary Renault, se trata del relato de los juegos panhelénicos de Grecia, tras la muerte de Alejandro Magno la cual fue imprevista, no esperada por nadie. ¿Cómo se recibe la muerte de una persona en el mundo antiguo? Se recibe con una serie de celebraciones en la cual están incluidos los juegos y las competencias. Nada que ver con nuestro tipo de velorios o funerales actualmente. En el mundo antiguo el contacto con el cuerpo muerto es tabú por una cuestión que podemos catalogar como infectocontagiosa. Cuando la gente se moría quedaba ahí, donde se cayó, como la mayoría de los animales. En algún momento, conjeturo, ya que no hay nada escrito, se dan cuenta que es necesario enterrar al muerto. Seguramente tuvieron que organizarse al darse cuenta que debían hacer algo con todo ese residuo patógeno, diríamos hoy. Echarle tierra, a un pozo, quemarlo, tirarlo al río, algo.
El tabú de tocar al muerto está pero no hay tabú con la muerte
Se sabe que una va a morir, se practica, forma parte de la literatura, forma parte del jolgorio, forma parte de ejercicio. Había espacio para manifestarse, en cambio, por ejemplo, vos podes ir mañana a trabajar y hacer tu show y lamentarte porque se murió alguien, pero es muy probable que traten de aplacarte, te darán una pastillita, van a tratar que nadie mas te vea, lo tenés que hacer pero de la misma manera que te masturbás, no es una actividad social. Lo tenés que hacer a solas, encerrada en el baño y que nadie se de cuenta. ¿Qué estabas haciendo? Nada... Siempre que nadie se entere ni lo vea. Las manifestaciones están, a la gente le pasa todo lo que le pasa con la muerte, pero, no puede manifestarlo ni público ni socialmente, no hay ningún tipo de rito, y se trata de que no se perturbe la maquinaria. En el mundo antiguo es todo lo contrario, cuando Alejandro Magno muere, la disputa por el poder no se da al día siguiente, en un contexto donde ya fue enterrado, y ahora si, “nos repartimos el mundo”, se da durante el funeral, que se prolonga por días y forma parte del juego funerario. ¿Cuántos muertos vieron a lo largo de su vida? Seguramente muy pocos o ninguno. En el mundo antiguo, la gente moría en su casa, por lo tanto antes de los 30, al menos habrías visto el cadáver de tus abuelitos, no era algo sorpresivo, poco común. Hoy nos morimos en hospitales y es posible que niñxs menores a 12 años aproximadamente no puedan ingresar a ver a su muertx bajo ordenanza municipal.
Occidente del capitalismo tardío organiza estos actos sin presencia, y no es el unico fenómeno que ha obturado, tanto con la muerte como con el parto:
Las cosas ocurren sin que nadie esté ahí. A bien de no afectar la regularidad, y la normalidad de lo que ocurre. Que ante los hechos nada se vea afectado, altere o produzca órdenes excepcionales y que justamente en estos órdenes excepcionales es donde ocurren las cosas, donde está el acontecimiento, o donde puede ocurrir este acontecimiento, entonces, hay que hacer todo lo posible para que no ocurra. De hecho, en nuestro mundo, una muerte deseable, es una muerte donde vos no estes ahí, de la misma manera que un parto deseable es uno donde no te duela nada. Si bien los partos estan cada vez mas cuestionados, la fantasía de querer morir mientras se está durmiendo es muy recurrente en general, cuando debería ser al revés, desear estar ahí.
En ciertas escuelas de la antigüedad clásica, como los estoicos, lo que recomienda, por ejemplo, Marco Aurelio, o Epicteto, es que vos saludes a tu gente querida diciéndoles “Hola Mortal”. Anticipándote y reconciliándote con la idea de que esa persona va a morir, para que no sea una sorpresa. Por que aun así te pise un coche, o te de un infarto, estamos hechos para morir, entonces, no debería sorprender. La muerte no es algo que sorprenda en el mundo antiguo, lo que sorprendía era que tuvieras una muerte no honrosa. Para un varón, una muerte no honrosa, teniendo en cuenta esa virilidad hegemónica propia del mundo antiguo, era que te mueras fuera del campo de batalla, ya que se suponía que deberías morir peleando: Éso era una muerte bella. O que tus enemigos destruyeran el cadáver, lo cual era un cierto pacto entre guerreros, por eso, para quienes no leyeron La Ilíada, éso es lo que tiene de llamativo lo que hace Aquiles, que mata a Héctor, el general de los troyanos. Lo ata a su carro y durante siete días arrastra su cuerpo tratando de destruirlo alrededor de la muralla de Troya. Aquiles está desencajado porque Héctor asesinó a Patroclo, su amigarche. Eso es lo que consterna, lo que sorprende: Héctor muere bien, la suya es una bella muerte, lo que el mundo antiguo llama kalós thánatos. Thánatos es la muerte y es una divinidad. Lo que es una ofrenta y es sorpresivo es que a Aquiles se le salte la cadena y quiera mansillar el cuerpo de Héctor que ya mató. Es importante que el cuerpo quede ahí y que los familiares vayan a verlo y lo retiren del campo de batalla.
La idea es que la muerte puede ser un acto soberano y el conocimiento o la apropiación de la muerte como acto soberano permite poder enfrentarse de otro modo a la vida. Justamente porque la muerte no es lo opuesto de la vida, sino, que forma parte del último proceso vital, forma parte de la vida. Como hacemos de cuenta que vivimos como si nunca fuésemos a morir después no podemos enfrentarnos a la vida. Entre las cosas maravillosas que te pasan cuando tenés conocimiento de esa finitud de la vida es que estás perdiendo el tiempo con giladas. Desposeernos de la muerte, es una parte, desposeernos de la vitalidad, esa es la hipótesis del trabajo.
Desposeernos de la vitalidad de la vida, entendiendo que hay algo aun de menor potencia que la muerte: En la ética de Spinoza clásico, el grado cero de la potencia está dado por la muerte. Spinoza es un señor del 1600, él cree eso en su contexto. Hoy vivimos en un mundo donde hay algo peor que la muerte, que nunca se hubiera imaginado Spinoza, yo diría dos cosas, una es “Vivir como si no estuviéramos ahí “ que es a lo que se dedica el capitalismo. Todos esos procesos, por decirlo de algun modo, biológicos e ineluctables, trata de erradicarlos para que no estés ahí presente. Antes, parir era todo un acontecimiento, justamente, porque no había peridural,no había cesárea. Era estar ahí o estar ahí. No había opción. Ahora hay otros procesos que se alteraron para prescindir lo mas posible de la presencia, y esta tecnología va a avanzar cada vez mas. El morir también, no había manera de estar “dormido”. No, Cerati estaba muerto. La otra es la del “Encarnizamiento médico” Entonces por un lado todo lo que tiene que ver con No sentir NADA : que se vuelva deseable quedarte dormido y que no puedas decirle nada a nadie, es terrible, es una pesadilla, eso no es una muerte alegre, es todo lo contrario.
El mundo antiguo genera una serie de diferentes escuelas o posturas que producen un acercamiento a la muerte, esto hace que la muerte no sea algo de lo que no se pueda ni hablar. Hoy ni siquiera le podés decir a la persona de al lado ¿Cómo te querés morir? ¿Qué hacemos con el cuerpo? ¿Cuándo? ¿Cómo? Por eso el suicidio está penado, está tipificado penalmente, es un delito querer suicidarse. La ley de muerte digna es una chotada. Es peor que la de identidad de género.
En vez de hacer vidas mas vivibles como dice Butler, que haya espacio para todas las vidas, que todas sean mas vivibles, porque ningún cuerpo no va a ser discapacitado, lo que hacemos es el Monte Taigeto*: si sale deformado lo tiro por el monte. Por eso digo la aberración que digo: Hay que abortar a todos los “normales”, que sea obligatorio y solo parimos a los deformados a ver que pasa. Lo primero que va a pasar es que se va a abolir el capitalismo, porque vas a tener una carga impositiva de gente que cuesta tanta plata que te disuelve el estado por su propio peso.
¿Cuál es la INVENCIÓN MAS BELLA DEL ENFERMO?
Invoca una serie de potencias que no son consideradas potencias, porque es un cuerpo enfermo, pero solo un cuerpo enfermo puede llegar hasta ahí.
¿Qué es un ESTADO VALETUDINARIO?
Una enfermedad, una afección corporal, una afección mental, fragilidad, vulnerabilidad. Eso es un estado valetudinario. No es solamente tener un diagnóstico de enfermx. Es la esencia singular de un cuerpo. Es la condición sin la cual no se logra llegar a la filosofía. Según Nietzsche y Spinoza, la filosofía se hace con el CUERPO. Es el lugar del puro cuerpo donde se hace la filosofía.
¿Para ser PURO CUERPO QUE HAY QUE PERDER? ¿Cuál es el órgano que obtura la lucidez?
La consciencia, el cerebro. ¿Cómo se logra la lucidez? Perdiendo el YO, perdiendo lo que te hace un sujeto, perdiendo el cogito. El cogito no es el pensamiento racional del cerebro, sino es el cuerpo. Y ahí nadie va por el propio pie, nadie dice “Voy a tener un ACV esquémico para ver si veo la luz” Nadie hace eso, eso te pasa. Si vos te ponés a pensarlo no lo haces: “Me voy a tirar de un quinto piso y por ahí tengo un traumatismo de cráneo para ver que pasa, que siento.” Nadie hace eso. Es lo contrario.
El lugar de la lucidez está dado por la enfermedad, el decaimiento, la fragilidad, la decrepitud, en los estados valetudinarios, porque es ahí donde se pierde aquello que obtura la lucidez que es el pensamiento del YO, el pensamiento propio de lo que cree occidente que es el pensamiento y se pasa al plano de la consciencia física, que es la consciencia material. Ésa es la invención del enfermo y ahí es donde se producen estos procesos como por ejemplo la malicia, que es lo que te permite vivir cuando no sos alfa. O vivís como esos pobres discas producidos en su discapacidad como subjetividad de disca, porque cualquier otro disca te caga a vos, te caga el trapecio, lo mínimo que hacés es tirarte un pedo, de ahí para arriba. Por un lado está la materialidad del cuerpo y por otro está el modelo social de la discapacidad. La materialidad del cuerpo es la condición que podamos tener y el modelo social es la producción de subjetividad que te hace creer que el pelotudo ese te está ayudando, pero te está ayudando a caer, a sentirte una mierda. NO está proponiendo hacer un tercer cuerpo mas potente, está haciendo algo que solo lo beneficia a él. Él mismo dice “Lo enriquecedor que es ayudar a los discas”Lo dijo sin ponerse colorado! Nadie le dijo, che esto no va... y llora! LLORA!!!!
La invención MAS BELLA del enfermo, yo creo que está en otra parte del libro, está en el capítulo: “El principio del círculo vicioso como doctrina selectiva”:
Si el sentido de cualquier creación inminente es romper con los hábitos gregarios que dirigen continuamente las existencias a fines exclusivamente útiles al régimen opresivo de la mediocridad en el campo experimental crear es ejercer violencia contra lo que existe, y por ende también, contra la integridad de los seres, eso es crear.”
Cualquier creación novedosa debe provocar un estado de inseguridad. La creación deja de ser un juego al margen de la realidad, en lo sucesivo el creador no reproduce sino que produce lo real.”
Entonces para producir lo real hay que ir a la inseguridad: ¿Quién es la inseguridad? El enfermx, los estados valetudinarios, porque de lo único que tenemos certeza, es de que vamos a morir. ¿Cómo llegamos hasta ahí? Si me piso un colectivo, por una larga agonía, después de perder todas mis habilidades motrices, eso después lo vemos. Por eso si recorren este barrio, verán una librería de pensamiento cristiano que se llama: CERTEZA. Totalmente lo opuesto. ¿Qué quiere el cristianismo? Que no tengas dudas, que tengas certezas, solo seguridades, porque esa inseguridad es la que hace producir la creación de ese nuevo mundo. Está en la filosofía programática de Nietzsche es lo que llama la transvalorización, es decir, invertir los valores. Nietzsche cuando mira el mundo, lo mira al revés. NO se hace filosofía solo con la mente, se hace filosofía con el cuerpo. NO es que escribo cuando estoy saludable, la enfermedad es la que produce ese estado de salud en el cual yo puedo escribir. Piensa el mundo al reves, por eso la moral tiene una genealogía, que se puede rastrear.
Así las cosas que hasta ahora apreciamos como “verdaderas” “buenas” “razonables” “bellas”, consideradas aisladamente se revelaron como poderes contrarios. Muestro puntualmente esa falsificación perspectivista en favor de la cual se afirma el género humano, ésa es su condición de vida, complacerse a sí mismo, el ser humano disfruta de los medios para su conservación y esos medios incluyen que el ser humano no quiera dejarse engañar. Dice Nietzsche: “Que los enemigos estén preparados para ayudarse entre ellos y para entenderse. Que en el conjunto los tipos con éxito sepan vivir en detrimento de los fracasados. En todo esto se expresa la voluntad del poder, con su falta de escrúpulos, para recurrir a los medios del engaño y podemos concebir el placer maligno que experimenta un dios ante el espectáculo del ser humano admirándose a si mismo, en resumidas cuentas, la voluntad del poder.”
¿Qué es la voluntad del poder? Es todo aquello que el género humano, lo que los cuerpos pueden sentir cuando no están obturados por todas estas ideas morales que tomadas aisladas no son ni bellas, ni verdaderas, ni buenas, ni razonables, ni maravillosas, por el contrario.
Si denuncia: no es arte. Ése es el primer pensamiento Nietzscheano. El arte no denuncia: crea. Denunciar es del orden de la moral, por eso la denuncia se hace en la comisaría. Para salirse de la moral, ir al mundo extra moral hay que destruir. El arte no tiene como función denunciar, tiene como función construir, para construir hay que romper. Vos no podes construir una casa nueva si no tirás la de abajo, por eso es violento. Como en la enfermedad, ahí lo que aparece es monstruoso, ahí está el monstruo del artista y a veces no está preparado para su tiempo.

Cuánto sale un Van Gogh hoy? En su tiempo se cagó de hambre, lo mantenía el hermano, estaba re mega loco. Denunciaba algo Los Girasoles? No. Muchas veces no es violencia material y solo es malicia. Malicia en no responder a lo que se espera, a entregar una imagen no reconciliada, ésa es la función del arte, sino para que haces arte? Una imagen no reconciliada es lo que hace el teatro griego, el teatro ateniense no devuelve una imagen reconciliada a su espectador: le llena el culo de preguntas y sin resolverlo lo manda a su casa, a que piense: vaya y haga. ¿Medea es buena o es mala? No sabemos. Manda a la casa a la gente diciendoles Uds votaron una ley que dice que si se es ateniense de vientre ateniense, con lo cual todas sus concubinas, todas sus hetairas, que son todas las mujeres que andan por la calle en Atenas por que las otras estan enclaustrada, o sea, todas las mujeres con las que uds se acuestan; circulan, quieren hablar y quieren tener algo, son las alfabetizadas, las interesantes, las otras son unas pobres personas que estan encerradas en el gineceo, todas estas tienen unos hijos que no tienen derechos: es solo cuestión de tiempo para que aparezcan las medeas. Las que dicen: “Como total mis hijos no tienen ninguna legalidad, ningún derecho, los cago matando, porque si yo lo parí yo elijo si vive o si muere. Punto” Que es mejor que decir, “me lo puede matar cualquiera y yo no tengo ningún arma para defenderlo”. Que es lo que empezaron a pensar un montón de mujeres que habían tenido hijos como concubinas de atenienses. Ahora bien, no te dice si está bien o está mal, no te la respuesta. Ud se va a su casa con ese interrogante.