domingo, 1 de abril de 2007

MÁS ALLÁ DE TODA OSCURIDAD, un poema de Leonor Silvestri


Hoy me declaro en huelga
de mí.

Hace meses que nadie me pregunta
con quién viniste
que edad tenés
donde vivís

No son esas cuestiones relevantes.

Hoy me siento a esperar
el fin de la semana.

No quiero asistir a mi rutina.
Falto, poneme ausente.

Escucho la música que vos
me regalaste y aguardo.

Me emociona fisgonear tus objetos mentales
y preguntarme si
acaso quisiste decir algo con lo que dijiste
las canciones tendrán acaso algún mensaje.

Tus elecciones me interpelan,
el corazón humano anda a tientas
en esta niebla, es un misterio,
un azar, habernos encontrado.

Cosas mías, me da ilusión divagar,

soy un espectro, entre lo que no existe.

Me voy acordando de cosas que quería
decirte, una cajita de música,
en una juguetería, corazón de madera.

Cuando el sol se pone,
la luz que reflectan mis ensoñaciones
es fría y blanca como los nudillos disgustados
de un puño hecho ovillo.

Cuando se pone el sol,
no puedo reconocer el mapa del cielo del norte,
bóveda nocturna de estrellas cóncavas,
noche invertida en donde me encuentro yo,
si trato de llegar hasta donde estás vos.

La luna no es una salida.
Arrastra de la cabellera
como oscuro crimen pasional
en absoluto silencio de tumba
a la marea, es una boca circular,
una mueca desesperada,
profético asombro
y miedo.

En ese intersticio sobrevivimos.

Leo un hermoso poema griego,
un viejo habla, se sabe perdido,
no tiene la fuerza de la juventud
de su criatura literaria.

Lo que me sostiene, no es, como en el poema,

noche y silencio. Lo que me sostiene

me interpela y me asiste mas allá de toda oscuridad.


Leonor Silvestri

5 comentarios:

anais dijo...

¡GUAU!
¡Cuánta belleza!

ana dijo...

wooooooow

ana dijo...

tu eres la autora? eso está hermoso

J.C.Moragaux dijo...

pero qeu guay
catulo
travestis
tdos y de todo
heclito el oscuro estaria feliz
diogenes saldria de su barril
plotinio estaria siendo devorado por angeles y no perros

Gus... dijo...

Leonor es ella y así se muestra al mundo.
Este poema maravilloso es valiente y mágico, como la autora.
Excelente...

Un abrazo Gus.